Conforme a las nuevas clasificaciones europeas (euroclases) que son las que aplica el CTE:

R indica el tiempo durante el cual un elemento es capaz de mantener su función portante. Obviamente solo es aplicable a un elemento estructural.

E (integridad) indica el tiempo durante el cual un elemento es capaz de mantenerse como barrera al paso de la llama y de los gases. Obviamente no es aplicable a un elemento que no sea separador, por ejemplo a un soporte, a una viga o a una celosía.

I (aislamiento) indica el tiempo durante el cual un elemento es capaz de mantenerse como barrera al paso del calor. Obviamente, tampoco es aplicable a un elemento no separador. Excepcionalmente, para puertas tiene dos formas distintas de comprobarse: I1 y I2. En España se utiliza I2.

Luego, los anteriores símbolos se unen entre sí de diversas formas para expresar distintas variantes de comportamiento:

REI-t indica que un elemento mantiene los tres criterios durante t minutos
RE-t indica que mantiene la R y la E durante t minutos (no la I)
EI-t id. con la E y la I
E-t id. solo con la E
R-t id. solo con la R
etc.

A cada elemento la reglamentación le exige, según la respuesta que deba tener frente al fuego, los criterios que sean necesarios para garantizar esa respuesta. A un elemento estructural le exije solo R durante un tiempo t, el cual depende de la altura y el uso del edificio (SI 6, tabla 3.1). A un elemento que deba compartimentar un sector de incendio, una escalera protegida o un local de riesgo especial, le exige EI-t dado que para esa función no hace falta ninguna R. A un elemento que deba compartimentar, pero en una situación donde no importe que pase la temperatura por no haber riesgo de ingnición en la otra cara (p. ej. una puerta de ascensor) le exige que sea solo E-t.

Un elemento que cumple dos o más funciones frente al fuego deberá satisfacer las exigencias de cada una de esas funciones. Si es compartimentador y además estructural (p. ej. un muro de carga o un forjado que separe sectores de incendio) deberá ser EI-t1 para lo primero y R-t2 para lo segundo.

Cuando se ensaya un elemento en el laboratorio de fuego, la clasificación que se le asigna como resultado del ensayo puede ser en ciertos casos algo compleja, ya que informa de todas las variantes de su comportamiento frente al fuego. Por ejemplo, un elemento que sea estructural y además separador (un forjado, un muro prefabricado) puede tener una clasificación así: REI-60 / RE-90 / R-120

O sea que mantiene los tres criterios durante 60 minutos, después falla el aislamiento termico pero mantiene la función portante y la de integridad hasta los 90 minutos y después falla la integridad pero sigue manteniendo su capacidad portante hasta los 120 minutos.

Toda esa información (certificada por el laboratorio) sirve para que el proyectista utilice correctamente ese elemento para una aplicación específica, de forma que cumpla las diferentes exigencias que la reglamentación haga para esa aplicación.